No sé quién más estará de acuerdo, pero en mi opinión callejear es una parte imprescindible de cualquier viaje. Cómo si no vas a enterarte de esos pequeños detalles que dan personalidad a un lugar, como sus negocios locales, la forma de interactuar de las personas, el ritmo de vida…. Pues el Barrio de las Letras de Madrid es precisamente eso, un barrio para callejear, para patear de arriba abajo y dejarte arrastrar por el romanticismo que aún perdura en sus calles y plazas.

Este barrio tiene «un algo especial» que lo ha convertido en un importante epicentro para la cultura española en diversas épocas. En sus calles lleva escrito el nombre de los grandes autores de la literatura española, desde el Siglo de Oro español del XVII hasta el siglo XX. Aquí han nacido, han vivido y han creado algunas de sus más famosas obras autores como Cervantes, Góngora o Lope de Vega. Y cada uno ha encontrado su hueco en la memoria del barrio, dando nombre a alguna plaza o calle, o con alguna estatua.

Tranquilo que, aunque son muchos los maestros de la pluma que dejaron huella en el barrio, no pretendo darte una clase de literatura. Más bien te invito a que el ambiente de esta zona te cale hasta los huesos y te distraiga durante una tarde. Y si te llevas alguna frase para el recuerdo, habrás llegado con creces a la esencia del barrio.

¿Dónde está el Barrio de las Letras?

El Barrio de las Letras está delimitado por el Paseo del Prado, la Calle Atocha, la Carrera de San Jerónimo y la calle de Carretas. ¿Se puede estar más rodeado de cultura? En el Paseo del Prado se ecuentran tres de los museos más importantes de Madrid: el Reina Sofía, el Museo del Prado, y el Thyssen-Bornemiszza. Visitarlos todos con detenimiento te llevaría 3 días, tranquilamente. Pero si tu agenda es más apretada o el arte no te apasiona tanto, también puedes realizar tu visita a una parte concreta del museo o a las exposiciones temporales.

El resto de calles unen algunos de los puntos más importantes de la ciudad: la calle Atocha comunica con la estación de tren Atocha; la carrera de San Jerónimo une el Thyssen-Bornemiszza con la Plaza del Sol; y la calle Carretas conecta la Puerta del Sol con la plaza Jacinto Benavente.

Barrio de las Letras Madrid
Barrio de las Letras

Curiosidades del Barrio de las Letras

Antiguamente este barrio quedaba a las afueras de la ciudad. La mayor parte de él estaba cubierta por los huertos pertenecientes a los conventos, por lo que durante mucho tiempo se conoció esta zona como Barrio de Huertas. Con el crecimiento urbanístico de Madrid, el barrio se conviritó en un arrabal donde vivían las personas con menos recursos. Pero también aquí proliferaron los corrales de comedias, destinados al entretenimiento de la población mediante el teatro. No es de extrañar que tantos escritores, poetas y framaturgos tuvieran aquí su residencia. Por eso, posteriormente se cambió el nombre a Barrio de las Letras.

En el barrio se han vivido numerosos acontecimientos históricos:

  • En el número 87 de la calle Atocha se imprimió la primera edición de Don Quijote de la Mancha un 16 de enero de 1605.
  • Pese a la rivalidad que mantuvieron Cervantes y Lope en vida, la casa de Lope está situada en la calle Cervantes y el cuerpo de Cervantes está enterrado en la calle Lope de Vega. Como si la historia hubiese querido limar asperezas entre ambos.
  • En el callejón del Gato, muy cerquita de la Plaza Santa Ana, está el resaturante Las Bravas, famoso por tener las mejores patatas bravas de Madrid (o eso dicen).
  • En el espacio que ocupaba el cementerio de la Iglesia San Sebastián, abrió una de las primeras floristerías de Madrid.
  • En la calle Eceheregay se encuentra el Cardamomo Tablao Flamenco, un espacio con espectáculos en vivo del género más conocido del sur de España. Este tablao presume de ser el único recomendado por el New York Times en Madrid.
Teatro Español Madrid
Teatro Español en la Plaza Santa Ana

Comenzamos en la Plaza Jacinto Benavente

En la Plaza Jacinto Benavente se encuentra el Teatro Calderón y el Cine Ideal, uno de los más antiguos de la capital. Su posición, a unos minutos de la Plaza del Sol y muy cerca de la Plaza Mayor, la hacen muy transitada a cualquier hora. También es un ambiente muy frecuentado por jóvenes, especialmente al caer la noche. Aparte de los dos edificios que he mencionado la plaza en sí no tniene demasiado atractivo. Sin embargo, sirve de comunicación entre el Barrio de las Letras y el de Sol.

Aunque la plaza es céntrica y siempre hay mucha gente, de vez en cuando hay algún que otro altercado callejero. Sin querer ser alarmista, te aconsejo que si vas sola o solo vayas con más cuidado en esta zona, especialmente fuera de las horas centrales del día.

Plaza del Ángel

La Plaza del Ángel es conocida sobre todo por su Café Central. Este establecimiento ocupa el lugar que el café decimonónico del mismo nombre, aunque durante un y se ha convertido en una referencia a la hora de hablar de espectáculo. Por la noche se ofrecen espectáculos de jazz en vivo.

Desde la Plaza del Ángel tendrás a tu derecha la Iglesia de San Sebastián, de importancia histórica y con una leyenda oscura y romántica; y a tu izquierda la Plaza Santa Ana. Como ves, todo está muy cerca. Por eso es ideal para callejear sin un itinerario determinado.

Plaza del Ángel, en el Barrio de las Letras.

Iglesia de San Sebastián

Pocos edificios podrán presumir de haber visto a tantos literatos como la Iglesia de San Sebastián. En ella se bautizaron desde Tirso de Molina (1579) a Jacinto Benavente (1886), se casaron Bécquer y Larra, y recibieron su último adiós otros tantos, desde Lope de Vega (1635) a José Espronceda (1842). Y esta es solo una lista muy resumida. En su fachada puedes consultarla con más detalle.

Pero la historia que a mí más me gusta es la de una antigua leyenda, probablemente con más parte de invención que de verdad. Pero al y al cabo eso son las leyendas, ¿no? La historia transcurre en su antiguo cementerio, hoy desaparecido, que algún día albergó los restos de Lope de Vega. Y que una noche en mitad del siglo XVII.

En este cementerio fue enterrada María Ignacia Ibáñez, una conocida actriz de la época, tras sucumbir ante fiebre tifoidea. Además de por su profesión, María era conocida por ser la amante de Cadalso, un militar y escritor español que vivió enamorado de ella toda su vida. Pero la sociedad del siglo XVII era muy estricta en cuanto a los matrimonios y las clases sociales. Cadalso nunca pudo casarse con María. La leyenda cuenta, que después de ser enterrada María, Cadalso acudió a su tumba, y sacó el cuerpo de su amada. Y así lo sorprendieron los criados del — quienes inmediatamente agarraron a Cadalso y se lo llevaron de allí.

Leyenda popular

Realidad o leyenda, la historia quedó plasmada en la obra Noches Lúgubres, escrita por el propio Cadalso, mientras la tradición oral la ha ido llevando de generación en generación.

Plaza Santa Ana

La plaza Santa Ana es una de esas plazas que te invitan a quedarte sentado en una terraza, disfrutando con una cerveza o un café mientras la gente va y viene a tu alrededor. Está ubicada casi en el centro del Barrio de las Letras y es como un puente desde lo medieval hasta el siglo XXI.

En uno de sus extremos se encuentra el Teatro Español. En el otro extremo, está el Hotel Madrid Reina Victoria, con sus enormes ventanales blancos. Dos escritores ocupan la plaza, uno el dramaturgo Calderón de la Barca, mirando alturista a los viandantes desde su pedestal, y otro Federico García Lorca, echando a volar una alondra.

Calderón de la Barca, Plaza Santa Ana
Estatua de Calderón de la Barca

Calle Huertas

La Calle Huertas es el lugar donde la literatura está literalmente escrita sobre la calle. Sobre la misma calzada. Caminar se convierte en un repaso a los mejores fragmentos de la literatura española. Como una de esas listas de frases célebres, pero en lugar de leerlas en Google, la puedes recorrer en vivo y en directo.

Como en tantos otros campos, las mujeres han sido las grandes olvidadas de la literatura. Cuando se inauguró el paseo peatonal no había ninguna mujer, pese a que España tiene grandes literatas. Hubo que esperar a marzo de 2019 para que el gobierno de Madrid ampliara el repertorio de 13 citas incluyendo a la primera escritora: Emilia Pardo Bazán. La autora gallega de Los Pazos de Ulloa, inaugura esta lista (que espero siga creciendo muy pronto) con una cita que es una auténtica lección de filosofía de vida:

«Vivir es tener opiniones, deberes, aspiraciones, ideas».

Emilia Pardo Bazán
calle Huertas
Uno de los muchos bares de la calle Huertas

Casa Museo Lope de Vega

Debido a la constante evolución urbanística del barrio no quedan demasiadas casas originarias del Siglo de Oro. Por suerte, entre las pocas que quedan, está la de Lope de Vega. Aunque la vida de Lope le llevó a viajar constantemente por España, en Madrid estaba su residencia habitual, donde pasó los últimos 25 años de vida, hasta su muerte en 1635. Lope dejó una prolífica carrera con más de 1.000 obras de teatro y una prole indeterminada ya que como reza el dicho popular «Más de 1.000 libros escribió y más de 1.000 hijos engendró».

Para poder visitarlo es imprescindible reservar una visita guiada. No tienen costo alguno ya que el museo está gestionado por la Comunidad de Madrid. Pero al ser de tamaño reducido y para asegurar la buena conservación de la misma solo se permiten grupos reducidos y previa reserva. Puedes consultar los detalles en su web.

La enemistad entre Lope y Cervantes, dos autores con puntos de vista muy diferentes sobre la literatura y la vida, fue bien conocida. Como una broma del destino, la casa de Lope está situada en la calle Cervantes, mientras que el convento donde está enterrado Cervantes está situado en la calle Lope de Vega. El Convento de las Trinitarias, muy cerca de la Casa de Lope, ofrece visitas gratuitas para ver la tumba de Cervantes, al igual que anterior, con reserva previa.

Mercado de las Ranas

Si tu visita coincide con el primer sábado del mes, estás de suerte. Los comercios y locales de la calle Lope de Vega (antigua calle Cantarranas) ocupan la calle para ofrecer a los viandantes lo mejor de su oferta en un horario ininterrumpido de 10 a.m. a 20 p.m. Este mercado al aire libre se celebra a propuesta de la asociación de comerciantes de la zona para dinamizar la vida en esta parte del barrio. Bares y restaurantes acompañan a la iniciativa. Será como una versión mini del famoso rastro de Madrid.


Con esta breve guía ya tienes para hacerte una idea de lo que significó este barrio en el pasado y de lo importante que ha sido para la literatura española. Ahora, más allá de esa relevancia histórica, es tu turno para visitar el actual Barrio de las Letras y dejarte llevar por su ambiente bohemio y callejero. ¡Cuéntame en los comentarios si ya estuviste o si tienes pensado visitarlo!

6 Comments

  1. Hola, como muy bien dices para conocer los sitios que visitamos no hay nada como patearlos, es la mejor manera de sacarle todo el jugo.

    Madrid es una ciudad que tiene muchisimo que ofrecer, a mi personalmente me gusta mucho y este barrio de las letras de Madrid tal vez sea un desconocido para algunos viajeros. Me encanta la calle Huertas con esas frases literarias y tomarse algo en la Plaza Santa Ana es casi obligatorio. Recomendarias algun sitio para tomar algo o picar por la zona?

    Gracias por compartirlo. Saludos

    • Rocío SD Reply

      Hola Vanesa.

      Pues tal como señalas tomarse algo en la plaza Santa Ana es casi obligatorio. La Cervecería Alemana es uno de esos supervivientes históricos de la plaza y el barrio. Es conocida porque solía frecuentarla Hemingway cuando estaba en España como corresponsal de guerra. Si eres como yo una enamorada de los sitios con historia, nada más que ese dato ya la hace atractiva para ir a pedir unas tapas.

      También puedes darte una vuelta por la Plaza del Ángel y por el callejón del gato (al otro lado de la manzana) donde tienes varias tabernas. ¡No te faltará variedad de tapas y cervezas!

  2. Muy interesante, y me trae muchos recuerdos de mi viaje a la capital. Recuerdo haber estardo en el barrio de las letras, callejeando con amigos, de noche, aprovechando para ir de tapas por Madrid. Y es cierto, pasear por las calles del barrio de Las Letras, y para mí sobretodo, por la calle huertas, ha sido una experiencia única

  3. Es curioso que descubrí este barrio por casualidad la primera vez que visité Madrid, ya que me alojé muy cerca de la calle Huertas y me llamaron mucho la atención todas esas frases de célebres escritores en el suelo. A partir de ahí investigué y ya fue la próxima vez que volví a Madrid cuando pude descubrir realmente lo que esconde este barrio.
    Has descrito a la perfección todos los puntos que uno no se puede perder al pasear por sus calles, eso sí, no conocía que había un mercado los primeros sábados de cada mes, ya tengo excusa para volver a Madrid y conocer el mercado de las ranas 🙂 .

    • Rocío SD Reply

      Claro que sí ☺️, cualquier excusa es buena para una nueva escapada.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.